miércoles, diciembre 31, 2008

¿Quién es "la plantilla"?

Supongo que todos ustedes estarán informados del caso Diarrá/Huntelaar... Ah, ¿que no? ¿Que algo oyeron pero no prestaron atención porque creían que se trataba de una inocentada? Pues no, que va: es totalmente cierto. El Real Madrid, cuyo presidente prometió refuerzos para jugar la Champions, se ha hecho con los servicios de dos jugadores al módico precio de cuarenta millones de euros, y resulta que sólo uno puede ser inscrito en dicha competición. Gracias a Dios que la UEFA nos hizo un favor al publicar en su página web que según la normativa sólo uno de estos dos jugadores podría ser alineado frente al Liverpool y, Dios mediante, los siguientes equipos que puedan tocarnos, de lo contrario habríamos fichado algún que otro desconocido -por ejemplo, para jugar en la banda derecha de este equipo tan bien equilibrado que teníamos- que nos tendríamos que comer con patatas en la liga. Eso sí, pagado a precio de oro.

Dado por supuesto que el proyecto del departamento jurídico del Madrid de ir hasta el TAS si falta hiciera para conseguir alinear a ambos, más el que llegue, no va a salir para adelante por imposible, ilógico, por suponer un favoritismo descarado y, sobre todo, porque quiénes iban a llevar el asunto son los mismos que no se dieron cuenta de cómo estaba redactada la Ley, y que dirige el hermano del presidente, el amigo Juande tiene que elegir entre uno y otro. Los avezados periodistas dicen que el prefiere a Lass Diarrá, mientras que la Junta se decanta por Huntelaar. También Roncero, peso pesado en el madridismo, quién le ha mostrado el pulgar hacia abajo a ese membrillo (sic) por haber llegado tarde al primer entrenamiento tras las vacaciones. Sí, señor; eso es un entendido de fútbol.

Si Juande no sabe por cuál decidirse, y si no le convencen los argumentos de Roncero, no tiene nada de qué preocuparse: según el diario Marca la plantilla ya ha decidido, y el elegido es... Lass Diarrá. Llegados a este punto, cualquier intelecto sólo puede sacar dos conclusiones lógicas. La primera, es que tenemos una plantilla que, en efecto, es una piña cuyos piñones van todos al alimón, una especie de seres en apariencia individuales pero que, cual invasores de "Los ladrones de cuerpos", se mueven bajo la dirección de una sola mente que todos comparten por igual. Es que eso de pensar que la plantilla realiza referendums en el vestuario, y encima sobre quién de sus compañeros se queda fuera de Champions, suena un poco raro.

La otra, más lógica, es que cuando el Marca habla de "la plantilla" se refiera al innombrable, esto es, al Capitán Eterno e Insustituíble. Al equipo no sé, a Juande, tampoco, pero a él seguro que no le interesa tener a Huntelaar rondando por ahí cerca. El holandés va a tener pocas oportunidades, pero como aproveche las pocas que le den, y dado el estado de derrumbe en el que se encuentra el Pollo, igual se encuentra con una sorpresa. No le ha costado mucho a Higuaín que el fondo sur coreé su nombre cada vez que hace acto de presencia. Como encima el holandés se luzca, la dictadura pollera va a quedar muy tocada.

Yo, en principio, también me decantaría por el negro, pero yo no tengo ni idea de fútbol. Y dudo que el público del Bernabéu viera con buenos ojos mi ideal de un equipo que jugara sólo con centrocampistas y delanteros. Además, para ganar hacen falta goles. ¿Necesitamos tanto centrocampista? Igual sí. Pero teniendo a Saviola -¡juajuajuajuajua... Saviola! Lo siento; es que me da la risa cada vez que lo pienso- como único delantero centro, no vamos a ninguna parte. Quedaría muy bien para algunos eso de tener al joven canterano Raúl como última esperanza blanca y tal, pero la realidad es terca. Necesitamos a Huntelaar. Nosotros, la "plantilla", todos. Menos Roncero, cuatro tarados y el Baúl de los Recuerdos, que por ver si la flauta suena y consigue darnos la champios en una serie de épicos partidos, es capaz de hundirnos en la mierda.

4 comentarios:

Giorgios Papaloukas dijo...

De tanto visitar vuestra página ya puedo pensar como vosotros. Puedo dejar de estar conectado a "Matrix" y ver la realidad que muy pocos podemos ver.

Hablando con mis amigos sobre este tema, ya les advertí que Huntelaar no jugará la Champions porque el cáncer no lo permitirá.

Además Juande no va a elegir a un jugador que no cuente con la aprobación del "7 de España".

Saludos y Feliz Año.

arteaga dijo...

¿Quién puede creer a Calderón ya?, sus Calderadas son tantas y tan flagrantes (Cristiano Ronaldo, Cesc, Kaka, fichajes para la Champions, etc.) que es imposible tener más descrédito que este personaje y su siniestra comparsa Pedja Mijatovic.

En el vestuario siguen sentando cátedra las trillizas de Carvajal, Baúl, Gucci y Malulo, y el recién llegado, el carvajalino Juande Ramos, quien desde luego no va a cortar de raíz la dictadura de las trillizas, deja hacer a las mismas a su antojo.

Leer el artículo de Roncero es un atentado al fútbol y al sentido común, no contento con la sarta de sandeces que suele escribir, este yihadista aprendiz de juntaletras tiene la desfachatez de terminar el artículo diciendo lo de "si Bernabeu levantara la cabeza"...

Desde luego que si Don Santiago levantara la cabeza te soltaba cuatro frescas a ti y a toda la patulea de pseudo periodistas de As y Marca, y desde luego el Baúl, Guti y Malulo estaban haciendo las maletas por su rendimiento no acorde a las exigencias de un club como es el Real Madrid.

Feliz año 2009, en el que esperamos ver la retirada del Baúl González, lejos de Concha Espina (en Los Angeles Galaxy podría estar muy bien, in this camp) y en el que el impresentable de Calderón y su chusma dejen la presidencia del club. ¡Soñar es gratis!

Talibán Integrista Suicida Anti Yihad Raulista dijo...

El partido de hoy ha sido de verguenza ajena. Que manera de hacer el ridículo.

Buitre_Buitaker dijo...

No estoy de acuerdo contigo. Baúl ha hecho un partido magnífico: no ha estorbado al negro cuando éste robaba y subía balones (claro que esa función la acaparará el ayer lesionado Guti), no ha estorbado los lanzamientos desde fuera del área de Sneijder y cuando Robben recorría la frontal para lograr el tanto de la victoria, no se cruzó por medio para robarle el balón y marcar él.

Vamos, que no nos ha hecho la puñeta, que ya es bastante.