miércoles, septiembre 19, 2007

Raúl Gonzalez y la última Fatwa.

Malos tiempos para esta nuestra cruzada, el lider de la Yihad, Raúl Gonzalez Blanco ha vuelto a las andadas, no obstante y alegremonos por ello al menos en este comienzo de temporada se muestra más acorde con lo que debe ser un futbolista del Real Madrid y no con su antigua imagen de pollo loco.
Y es que si, es cierto, Raúl lleva 3 goles en cuatro partidos, ha visto alguna tarjeta, ha lanzado al poste desde fuera del area e incluso ha dado una asistencia, ver para creer.

De todas formas aunque es cierto que Raúl se muestra más acertado que de costumbre personalmente creo que con un Robben en condiciones el siete no debería tener sitio en el eqipo titular, Van Nistelroy es un matador de area que bajaría a las redes los centros de Robben y pipita Higuaín o Robinho con más facilidad que el gran capitan-tan, de segunda punta Sneijder podría ser incluso más peligroso............ y Raúl resucitado estaría para dar descanso a Rud en algún partido y sacar sus chispas dosificadas en caso de necesidad.

Ante el Valladolid será importante ver si Schuster aplica la teoría de las rotaciones también con raúl, es lo mejor que podría hacer y no sólo para el Real Madrid sino también para con Raúl Gonzalez Blanco.

4 comentarios:

Guillermo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nuevobernabeu dijo...

Como se nota que te escuece que Raúl juegue bien... pues ¡TE JODES MALDITO CULERDO! que el capitán va a seguir metiendo muchos goles durante toda la temporada. Como estoy deseando ver cara de gilipollas que se os va quedar cuando Raúl levante la Décima.

Miguel Angel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel Angel dijo...

Mientras el pollo loco no estorbe y meta goles no me importa que juegue... pero lo que no me gustaría es que aplicara sus malditas técnicas de influencia maligna para bloquear a Robben, Rud, Soldado o Sneijder. En cuanto empiece a jugar como nos tiene acostumbrados, o sea, como un cono de obra, AL BANQUILLO!!!

Porque nos gusta jugar con 11.