domingo, julio 27, 2008

Tenemos una plantilla llena de traidores.


La afición madridista esperaba con ansiedad este primer partido de la pretemporada para ver en acción a los nuevos fichajes, especialmente al canterano Guti y al ex-céltico Salgado, que prometen. Un lozano y juvenil Raúl González Blancó, quién pese a estar en condiciones de batir varios récords olímpicos según se desprende de las informaciones de Tomás Roncero, ha preferido no acudir a los juegos de Pekin para dar ejemplo al díscolo Robinho, tiró del carro durante toda la primera mitad. Como debe ser. Pese a su bisoñez, la flamante incorporación al primer equipo llevó con todos los honores el brazalete de capitán y gozó de innumerables ocasiones a pases de Guti, quién bien consciente de en qué consiste eso de repartir juego en el Real Madrid, siempre optaba por cederle el balón al inmortal siete aunque hubiera compañeros mejor situados. Sin embargo, no sería hasta el último minuto de la primera parte cuando el faro del madridismo consiguiera perforar la meta contraria gracias a que su contrastada calidad le permitió conectar con la testa un birrioso pase de Robben quién, sin duda debido a la envidia y el rencor provocado por el juego del eterno capitán, aguantó casi todo el partido mientras el gran timonel del sentimiento madridista era retirado en el descanso. Mal por el holandés, que por intentar aparentar que está en mejor forma que el gran Raúl ha gastado las energías al menos hasta las semifinales de Champions. Otro al que le puede haber costado caro su osadía es Diarrá, que directamente aguantó los 90 minutos en un gesto de desafío al club que éste no puede tolerar. Salta a la vista que al de Mali le mola la oferta del Inter y está presionando para ser traspasado.

El capitán pudo haber marcado unas mil veces antes, pero los jugadores del equipo rival no estaban por la labor. Conscientes del peligro que supone el eterno titular, se dedicaron a impedir todos y cada uno de sus regates. Julio Baptista, quién tiene un pie en la Roma, fue el encargado de abrir el marcador gracias a que los rivales no realizaron sobre él el mismo marcaje al que sometían a nuestra luz y guía. El brasileño se aprovechó de que toda la defensa estaba pendiente del peligro que generaba nuestro ídolo para rematar, prácticamente sólo, un centro que hasta un niño de dos años hubiera convertido en gol. Por si fuera poco, en vez de otorgarle el mérito a su capitán inamovible, dejó que el árbitro le apuntara como autor del gol. Mucho está tardando el Madrid en empaquetarle con destino a Italia. Aquí no queremos jugadores que se aprovechen del trabajo de Raúl y encima no le rindan el respeto que se merece. Así es normal que durante el encuentro le tuviera que cantar las cuarenta ante los miles de espectadores a Higuaín, y que al retirarse pasara del resto de sus compañeros para irse al vestuario bromeando con Salgado, otra joven promesa al que auguramos un futuro prometedor.

Se jugó un segundo tiempo, pero como no estaba la Leyenda en el terreno de juego, no pasará a la Historia. Así que para qué contar nada. Excepto que el Madrid encajó un gol de penalti por derribo de Javi Garcia a Mijatovic tras ser pillado en un contraataque, algo que no hubiera sucedido en caso de estar el omnipresente capitán sobre el césped, realizando esa labor que sólo sabe desempeñar él, esto es, servir de argamasa para rellenar los huecos que queden entre las líneas. Según fuentes bien informadas del club, tras el encuentro Schuster ha sido llamado al orden por haber sentado al capitán, algo que ni se sabía que podía hacerse. El técnico alemán tiene que coger el toro por los cuernos y hacer una limpieza en el vestuario de no te menees. A día de hoy, sólo Salgado y Guti están a la altura de lo que exigen Raúl y la entidad -valga la redundancia- y el resto de la morralla debe ser purgada de elementos que desestabilicen el vestuario como Van Nistelrooy, quién aparte de disputarle el puesto al incombustible, osa no celebrar sus goles, o Saviola, que se atreve a marcar un gol regateando al portero y no a trompicones y con el culo o el pelo como manda el espíritu del Raúl Madrid. Sneijder también ha demostrado no estar comprometido con este proyecto al disparar varias veces desde fuera del área -y por si fuera poco ¡entre los tres palos o rozando los mismos!- sin que el capitán lo hubiera hecho anteriormente. Repetimos: o se mete en vereda a estos díscolos, o este año ni llegamos a octavos de la Champions.

1 comentario:

marcostoteles dijo...

comentarios del as de hoy:

Raul mantiene su discurso

Propuesta de Tomas Guajsss:

Plan C...¡Que clonen a raul!


De verdad, esto es alucinante. Dentro de 150 años o mas harán la película la momia 12 la leyenda del aguanis donde el tataranieto de brendan fraser jugando al balompie la pegara mordida y mal, el portero al ver tal desproposito pensara "Esto va fuera, es imposible que entre esta mierda tiro, si va botando joder, me niego a parar esta mierda" pero entra a gol, y se reproduce el gol de la 9 copa de europa, por que fue ese el gol, y no aquel tropiezo de espinilla con perone de zidane, al reproducirse tal golazo, raul renace de sus cenizas con los mismos efectos especiales que cuando se abre el arca perdida en indiana jones, con el objeto de aterra al futbol mundial con sus galopadas sin sentido, su tiros infernales, su cambio de ritmo F2008 y su interminable cartera de regates, driblings y demas recursos paranormales.