domingo, mayo 17, 2009

El fin

Fue en la celebración de la trigésimo primera Liga, la del depresivo y antipático, a la par que inepto técnico Bernardo Schuster, en el famoso Buda, en un aparte del ilegal presidente Calderón con Baúl y alguno de sus cómplices en el vestuario, cuando el Titular Eterno, ejerciendo de Mefistófeles, le dio al entonces máximo dirigente del madrid la consigna de no romper esa plantilla, de mantener ese grupo humano. No hubo más fichajes que los necesarios, es decir, el de Rafael Van der Vaart por la lesión de Sneijder. Y no sólo eso, sino que se aumentó la cohesión del grupo humano expulsando a aquellos elementos indeseables tales como Robinho y Baptista. El reinado de Baúl alcanzaba su cénit y conseguía así un equipo hecho a su imagen y semejanza. Un equipo sin estrellas, sin jugadores de importancia, pero plagado de medianías que no hicieran sombra al Pollo. Un equipo descompensado, gris, pero que garantizaba los intereses del Pollo y sus adláteres. Un Baúl decrépito no podría seguir mangoneando en el vestuario si, para imponer sus privilegios, tuviera que bregar con Villa, no sólo mejor que él en un grado infinito sino -y eso era lo peor- muy bien visto por la prensa.

Por primera vez en su Historia, el Real Madrid comenzaba las competiciones con un equipo que no sólo no se había reforzado, sino que prescindió de alguno de sus mejores efectivos. El desastre se consumó de inmediato. Desde el primer partido de Liga en La Coruña, aquellos que no habían perdido la esperanza al ver como transcurría la pretemporada, se dieron de narices con la realidad. Pronto las lesiones de Van Nistelrooy y de Diarrá, a la que se sumó la baja de De La Red, pusieron en evidencia el proyecto pollero en el que jugaba un papel fundamental el técnico, bizcochable y sumiso como pocos y de una mediocridad que asustaba, tanto en su labor profesional como en su carácter. Él también vio que, si se lesionaba Van Nistelrooy, el equipo quedaría sin gol o, lo que es lo mismo, dependiendo del Baúl para taladrar la portería contraria. Pero ese era el objetivo de "mantener ese grupo humano": si el holandés seguía, bien, porque sus goles aportaban mucho al equipo; si se lesionaba, mejor, porque el Pollo adquiriría un papel más importante. Schuster se limitó a lloriquear en las ruedas de prensa para quitarse la culpa de encima y poco más.

Higuaín nos sacó de apuros en más de una ocasión ganándose el respeto y el cariño de la hinchada que, con la mala memoria que le caracteriza -excepto para los números del Baúl- no cayó en la cuenta de que si el argentino se estaba saliendo era sólo gracias a la baja de Van Nistelrooy: de no haberse producido ésta, seguiría siendo suplente del Pollo y jugaría los minutos de la basura. El descenso a los infiernos se ha prolongado durante toda la temporada mientras que los far$eros firmaban la mejor de su existencia a manos del nandrolónico Pepito Huchas. Y todo gracias a que el Madrid había quedado convertido en una birria y a que contaban con Alves, jugador cuyo fichaje perseguía Schuster pero que acabó en el máximo rival, quizás porque podría haber roto ese grupo humano.

No seguiré repasando todos y cada uno de los éxitos del "grupo humano" del Baúl porque mi masoquismo tiene un límite como ayer me demostré al celebrar el tanto que le daba la victoria al Villarreal. Por fin se acabó todo, al menos hasta la próxima temporada. Aunque tras lo visto durante la presente y, especialmente, en el partido de ayer, el fin debería ser definitivo. Porque de nada habría servido todo lo que hemos pasado si el próximo curso futbolero seguimos teniendo al cáncer, al metástasiete, en el vestuario, vigilando que el "grupo humano" sea de su agrado. Pero repito: tras lo de ayer, ni los más furibundos bauleros pueden negar que éste caradura de nariz aguileña no sólo está más acabado que la mojama, sino que antepone sus intereses personales a los del club del que tanto dice sentir los colores.

Hasta la mitad del segundo tiempo, el partido del Baúl corría por los cauces normales de cualquier otro encuentro con los que ha castigado a los madridistas desde hace varias temporadas. ÉL en el centro para empujarla y Huntelaar viendo cómo su crédito se esfumaba todavía más por tener que jugar de extremo. Higuaín en el banquillo, seguramente para darle descanso ya que sólo tiene diez años menos que el Eterno Capitán. El "grupo humano" no jugaba una mierda y el Villarreal se sentía tremendamente cómodo. Dejó sus perlas el metástasiete. Por ejemplo, cuando recibió un balón en el centro del campo y se giró para llevarlo al área rival. Sin nadie presionando, se adelantó el balón como cinco metros ante la sorpresa del contrario que esperaba para detenerle y, que de repente, se encontró con el esférico mansamente llegando a sus pies. Durante breves instantes quedó paralizado por el increíble acontecimiento del que acababa de ser testigo y entonces atacó el campo merengue mientras el Eterno Capitán giraba espasmódicamente buscando la pelota. Pero nada comparable a la patética jugada que le acabó costando una amarilla cuando intentó rematar un balón con la mano. Bueno, eso lo hacen muchos jugadores, pero por lo general intentan disimular un poco. El Pollo ya no vale ni para eso. Remató a dos manos igual que si fuera un jugador de voley-playa. Afortunadamente para él, el esférico iba demasiado alto, porque de lo contrario lo habría enviado por encima del larguero y el descojono hubiera sido mayor si cabe.


Que Baúl está acabado para la práctica de este deporte, siquiera para los encuentros de casados contra solteros, no ofrece lugar a la menor duda. Ahora vamos a lo peor, al descaro con el que esta nariz a un hombre pegada se mea en la cara de todo el madridismo demostrando que primero es ÉL, luego ÉL y, por último, ÉL. Y que el club y la entidad le importan un carajo.

Tras haberse efectuado los tres cambios en el Madrid, el realizador de La Secta mostró unas imágenes en las que se veía al Baúl cojeando ostesiblemente. El culéntarista Montes insinuó la mala suerte de que esa lesión se produjera cuando el Madrid ya había agotado las sustituciones, a lo que su adláter argentino y supuesto madridista respondió que venía cojeando desde mucho antes. Dicho de otra manera, que el Baúl habría obligado a su equipo a cargar con un cojo. Y es que a su reticencia natural a no abandonar el terreno de juego en ningún caso se añadía el hecho de que ÉL jugaba su partido número 700 con el "grupo humano" otrora conocido como Real Madrid. Una vez más, el Pollo Sin Cabeza antepuso sus intereses personales a los del equipo y, por ende, a los de la entidad. Bien es cierto que, acostumbrados a jugar con diez obligados por la titularidad por decreto del cono de obra que lleva el siete, el hecho de que estuviera cojo era algo baladí. La importancia radica en el feo detalle que supone y que denuevo delata el carácter egoísta y egomaníaco de este déspota del vestuario.

Y mientras esta rémora siga, da igual que venga Kaká, Ribery, Cristiano o quién sea. El día que al Pollo le otorgaron la Medalla de Madrid dejó claro que el evitarnos ver cómo su cadáver se arrastra día sí día también no entra en sus objetivos. "Tenemos que volver a hacer un Madrid campeón", dijo la mayor estafa que ha padecido el madridismo amenazando con colgarse del carro del nuevo proyecto de Florentino para aumentar su sobrevalorado palmarés. Que él sea el principal inconveniente para que éste pueda salir adelante, ni se le pasará por la cabeza. Por supuesto, hay que leer entre líneas. Cuando el Pollo dice "tenemos que volver a hacer un Madrid campeón" lo que realmente está diciendo es "Llevo 700 partidos, estoy a diez de Manolo Sanchís. Otro récord a batir." ¿Alguien cree que Baúl no es consciente del ridículo que hace partido tras partido, de que está fisicamente acabado y deportivamente listo para el desguace? Claro que lo es. Ni aunque se someta a sesiones de autohipnosis en la cama oxigenada esa se va a convencer de que puede ser pieza esencial en el futuro del Madrid, que puede aportar nada a una plantilla que quiere fichar a algunos de los mejores jugadores del momento, que puede estar a la altura de los Kaká o Ribery que han de venir. Su aportación al equipo será como siempre, nula, pero eso no es lo que le importa. Lo que le importa es la aportación que el equipo le haga a ÉL. Y si mientras tanto cae algún título, pues mira tú qué bien.

10 comentarios:

jma dijo...

gloriosa la jugada en la que intenta traspasar, literalmente, a un defensa y acaba en el suelo a gatas detrás del balón.
esas son las cualidades del eterno capitán del madrid.
a ver si viene Wenger, le ve corretear en los entrenamientos y le manda a tomar por culo.
la broma no puede durar más tiempo.

Juan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan dijo...

Yo creo que a Raul se le ha acabado el chollo. La penosa temporada que estamos a punto de acabar ha sido durisima para el Madrid que pide cambios drasticos.

Si Florentino consigue lo que quiere, (si no lo hace sera por falta de dinero, no por otra), Raul se ira al banco en la 1º o 2º jornada de la proxima temporada.

Lo que paso con Calderon no va a pasar ahora.

El Pinocho de Concha Espina fue un presidente ilegitimo, y como tal, el mismo se sintio con la necesidad de hacer una perpetua campaña electoral y buscar aliados desesperadamente donde fuera (entre la prensa, entre los aficionados, entre los jugadores).

Esto, y su falta de proyecto definido, lo convirtio en una persona muy permeable a cualquier opinion ajena que le asegurase apoyos, eso fue lo paso con Raul y lo de "mantener el grupo humano".

Florentino no llegara por la puerta de atras, ni se sentira poco legitimado, ni con un proyecto vacio. Este querra entrar por la puerta grande y no creo que vincule todas sus ideas a lo que Raul opine o deje de opinar.

La proxima temporada Salgado fuera, Guti casi fuera y Raul inexorablemente vinculado al banquillo. Quizas en la 2010/11 veremos a Raul fuera de la plantilla del Madrid (que no del Madrid).

Giorgios Papaloukas dijo...

Como aficionado del Far$a y residente en Barcelona (como llamáis aquí) no sabéis la rabia que da que te ganen 2 ligas un equipo que juega con 10.

Tenga amigos merengues y no os podéis imaginar la cantidad de bauleros que hay. Dicen que es un "símbolo" y "que no creen en que Raúl se opusiera al fichaje de Villa".

Incluso hay incluso algún iluminado que dice que Ruud Van N. debe irse, porque no se sabe como estará después de la lesión y hay que agradecerle al holandés los servicios prestados y darle puerta. Ver para creer.

Mi predicción: Malulo se irá seguro, Guti se quedará y Raúl no veo factible que se quede en el banquillo, una auténtica bomba para el vestuario.

Oberyn dijo...

El problema de la próxima temporada es que Baul no se va a pirar. Puede que venga alguien y lo mande al banquillo (cualquiera que no tenga serios trastornos cerebrales lo hará)pero desde el banquillo seguirá contaminando el vestuario. Lo demostró en el mundial de Alemania y Don Luis supo entonces que la única manera de hacer un grupo competitivo y unido era extirpar ese tumor maligno que habia en el vestuario. Sino veo que fichan a Wenger y a los 3 meses se pira viendo las artimañas que se gasta este aprendiz de Corleone.

Marcos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marcos dijo...

Gran artículo. Lleno de razón. La descripción de la jugada es antológica. No la vi, pero puedo imaginarla. Muy típica de ÉL, de El Ñariz.

Como llegue Wenger lógcamente verá lo que hay. Acostumbrado a un equipo con una media de 22 años supongo que al ver al cretino este sufrirá un amago de angina de pecho y se verá moralmente tentado a sentarlo. ¿Podrá hacerlo?. Igual se atreve, pero ya sabemos cómo se las gasta el cacique mafioso este. Comenzarán a aparecer en MARCA noticias falsas sobre Wenger, se dirá que no trabaja, que beneficia a sus compatriotas o a jugadores que haya traido él... vamos que si tieNe principios, que parece que sí, no dura nI tres meses.

Este tío se tiene que largar. Tenemos el ejemplo de la selección en la EURO. Un grupo que daba gusto, pleno de compañerismo. ya se vio qué ocurrió en el Mundial.

Plataforma Antiraulista dijo...

Demasiado
Los partidos a las diez de la noche tienen la obligación de ser disputados con brillantez. De lo contrario habría que fijarlos a horas menos coincidentes con el sueño. Si un partido a las diez de la noche lo juega este Real Madrid desmoralizado y vago, el sopor está asegurado. Un equipo ridículo. Leo que Florentino Pérez cuenta con Raúl para la próxima temporada. He perdido mi entusiasmo y mis esperanzas. A Valdano, que colabora en las retransmisiones de «La Sexta» y parece el seguro próximo responsable del área deportiva del Real Madrid, se le ve el plumero. Por sus comentarios, se deduce quién va a seguir y quién no. Y Raúl seguirá. Es el símbolo, dice Valdano. Por favor, piedad para los que madrugamos. Mientras esto no cambie, que el Real Madrid juegue a las cinco de la tarde. Lo de ahora es demasiado. Y enhorabuena al «Barça» y a Enrique Lacalle, que escribe los lunes de su equipo. Un año estupendo para ellos. Y merecido.

Fdo. Alfonso Ussía (18/05/09)

El_M0RA dijo...

Oh un barcelonista por estos lares! enhorabuena chaval por el temporadón que ha hecho tu equipo, hay que reconocer los méritos ajenos aunque a veces duela por ser el máximo rival. Y puedo entender completamente el cabreo de ver cómo un equipo con 10 te gana 2 ligas, es similar a ver como tu equipo va siempre con 10 a europa y se lo foll*n a la primera de cambio y el máximo rival pierde esas 2 ligas pero al menos llega a semis o firma un buen papel en champions. En fin, ojalá haya muchos mas seguidores del Barça como tu, con los que se pueda hablar de fútbol sin entrar en forofismos inútiles.

Francisco Javier dijo...

"El día que largueís a Salgado, Guti y Raúl sereís imparables" Esto me lo dijo un tipo del Barcelona, catalán para más señas, creo que no hay nada más que decir.

Respecto al artículo soy pesimista. Quedarán algunos bauleros irreductibles que lucharán hasta el final por que siempre tendrán un enemigo contra el que cargar.

Ahora que acaba la temporada, me gustaría lanzar esta idea a los administradores de este blog: un artículo denunciando la Yihad declarada al Hermano Arjen Robben que pasó de ser comparado con Messi a chupón cuando el dedo acusador de Roncerdo le señaló por no pasarla al Mito de la Estampita