lunes, diciembre 04, 2006

¡Ha vuelto Ronaldo!, ¡Ronaldo ha vuelto!

"¡Ha vuelto Ronaldo!", "¡Ronaldo ha vuelto!", "¡Gol de Ronaldo... a callar!", "Los que decís que está acabado no sabéis de fútbol", "¡Gol del más grande!", "¡Te queremos Ronaldo!", "Siempre Ronaldo", "Ronaldo forever", "¡Ronaldo siempre vuelve!", "Ronaldo calla bocas"... estos son los comentarios que se leerían hoy en muchos foros de internet si se juzgara con equidad lo que cada jugador aporta al equipo. La cosa fue tal que así: el Madrid, que se había mostrado bastante romo en ataque, iniciaba el segundo tiempo del partido que le enfrentaba al Éthnic de Bilbao con un gol en contra. La cosa pintaba bastante mal y la flotaba por el Bernabéu la sombra de lo sucedido ante el Celta, cuando una derrota nos impidió acercarnos a los puestos de cabeza en la liga. Y en esto que Fabio da salida a Ronaldo.


No voy a hablar ahora de la efectividad del delantero brasileño. No voy a hacerlo porque lo que está de moda ahora es hablar de su peso. Al parecer, Ronaldo está gordo desde que aterrizó en Madrid, al menos que yo recuerde. Su exceso de tonelaje se llegó a convertir en un problema nacional durante el pasado mundial. Pero llegó Capello y le dejó bien claro que no iba a jugar hasta que perdiera el peso que él considerase. Ojo, que no se trataba de que adelgazara, sino de que se pusiera como el técnico le exigiera. El caso es que Ronaldo, lejos de provocar conflictos y otras tonterías que anunciaban los agoreros de la prensa, se puso manos a la obra. Y no pasó nada. Ronaldo corre que te corre, trota que te trota y a ponerse como una sílfide. Los que hablaban de sus correrías nocturnas llegaron a sacar en portada sus corridas nocturnas. Quiero decir, que por las noches se ponía a correr, no se me confundan. Era como una película de Rocky. Sólo faltaba verle subir corriendo las escaleras del Museo del Prado y ponerse a pegar botes mientras sonaba esa letra que nadie jamás ha conseguido entender ("Philadelphia" me contaron una vez que decía). Cuando ayer salió por Emerson, el Bernabéu casi se desploma. Y era un gozo verle. ¡Cómo corría! Si hasta bajaba al mediocampo a pedir el balón. Fue salir él y los bilbaínos recularon. Si le tenían miedo entonces, ni me quiero pensar ahora. Pronto empezó a jugarla arriba y a generar ocasiones de gol hasta que rompió la defensa en línea de los visitantes, recogió un pase de Ramos y pim-pam, golito al canto.

Moraleja: coje a un tío que no rinde, ponlo a tope y suéltalo. Cosa fina, oye. Está Ronaldo que cuando va a ver a su madre tiene que llevar el pasaporte en la boca para que le reconozca. ¡Qué cambiazo! ¿Quién gana? Pues el madridismo.

Capello dice que le faltan partidos, que todavía no tiene eso que no se puede conseguir en los entrenamientos. Pues qué mejor que sacar al nuevo Ronaldo, que tiene un hambre de goles que asusta, en el Sánchez Pizjuan para formar un duo mortal con Van Nistelrooy, pero ¿dónde lo colocas? Yo tengo una idea: por Raúl. Metes una tripleta atacante con Robinho, el holandés errante (porque ahí arriba sólo no sabe ni dónde está) y Ronaldo y que nos quiten lo bailao. Soñar es gratis, porque eso es imposible. Otra cosa sería que un amplio sector del madridismo, como decía más arriba, aplique la misma vara de medir a todos los jugadores. Si Ronaldo está en camino de volver por sus fueros, ¿no podía suceder lo mismo con Raúl tras una temporadita en el banquillo? Tan sencillo como que se gane el puesto. Así de simple. Ganaría él, ganaría el Madrid, ganaríamos todos. Perdería la cabeza la Yihad Raulista que desde las emisoras y los periódicos machacaría aún más (si es que eso es posible) al técnico, que desde el graderío seguiría pitando al equipo y que, por supuesto, desde la red de redes se vería privada de cantar cada uno de sus goles como no cantará jamás los de Ronaldo.

2 comentarios:

Baulito descabezado dijo...

Ha vuelto Ronaldo y ahora volverá también al banquillo.

¿Guti, Van Nistelroy, reyes, Robinho, Emerson......?

Cualquiera sabe, y el pollo ausente en las dos piñas que hubo celebrando el gol entre toda la plantilla quitando eso si el escudo, Raúl Gonzalez Blanco.

Angel dijo...

A Raúl no le quitan de titular ni de coña.

Es una lástima, espero que Capello rectifique y que por el bien del Madrid jueguen los Guti, Robinho, Van Nistelrooy y Ronaldo.

Si Raúl se va al banquillo, habría que aguantar a los medios prisaicos aún mas, dando más palos a Capello (Manolo Lama, Relaño que lo hace ya por gusto, etc)