miércoles, enero 14, 2009

¿Dónde andará?

¿Dónde está?

¿Dónde está ese símbolo viviente de las esencias del Madridismo, ese heredero de Di Stéfano, ese emblema de la entidad, ese escudo con patas? Cuando el diario más seguido por los madridistas ha disparado sus cañones contra Calderón destapando que en la asamblea del pasado diciembre fue un fraude; que sus muchachos introdujeron no sólo a los ultrassur para amedrentar a la oposición, sino también a socios no compromisarios y hasta tipejos que ni eran socios, para votar "sí" a todo lo que propusiera el presidente; que hasta un socio del Atlético se permitió el lujo de llamar caraduras a los socios compromisarios para luego levantar la cartulina blanca.

Cuando uno de los momentos más vergonzosos que ha vivido esta entidad, que convirtió al que ha sido el mejor club del siglo XX en el hazme reír de todo el mundo, se ha convertido en un pucherazo con tintes criminales ha sido expuesto con toda su crudeza, con pruebas irrefutables. Cuando esto, junto a las declaraciones de la secretaria Bermudez -pruebas incluídas- en las que hablaba de cómo se hinchaban las comisiones, y junto con las investigaciones de Abellán en la COPE de venta de entradas bajo mano, de uso de la tarjeta del club para vivir como un pachá, demuestran que Calderón y sus secuaces están dejando el Madrid como un solar...

¿Dónde está ese Capitán admirado e idolatrado? Ese, que dice darlo todo por este club. Con una crisis institucional gravísima, nunca vista en Europa; con el club en manos de unos granujas a cuyo lado Al Capone es Guzman el Bueno. ¿Por qué no habla en nombre de esa entidad, el Real Madrid Club de Fútbol, que tantos dicen que representa? ¿Acaso no tiene nada que decir?



¿No será que en esta vida los favores hay que pagarlos? Ese trato a patadas a Robinho hasta que dejó sitio libre en la delantera; esa pasividad a la hora de ir a por Villa, rival por un puesto muy difícil de batir; ese sueldazo de seis millones anuales, locura que ningún equipo pagaría, ni de lejos, por sus servicios y, sobre todo, ese contrato de por vida a gusto del señorito. ¿Será que no le importa tanto el Madrid como tantos nos quieren hacer creer? ¿Será que, en realidad, su único equipo es el Raúl Madrid? El Madrid está en caída libre. La falta de pudor rayana en el delito se enseñorea por los pasillos del antaño club señorial, ejemplo a seguir por todos los equipos del mundo hasta ese acíago día en el que, Ramón Calderón ,accedió a la presidencia llevando al propio club que quería presidir ante los tribunales por un sistema electoral que a le había parecido magnífico siendo juntero de Florentino.

Pero él ya lleva quinientos partidos. Él está a punto de batir el número de goles anotados por Don Alfredo. Él ocupa el puesto que más le gusta mientras quién fue capaz de anotar casi un tanto por partido la pasada temporada. Él hace lo que le da la gana en el terreno de juego. Él ha conseguido situar en el banquillo a un conocido con el que comparte agente. Él puede dormir tranquilo -y oxigenado- sabiendo que nadie romperá ese equipo hecho a su gusto, a su imagen y a su persona.

Si algo marcha bien, ¿para qué cambiarlo?


5 comentarios:

Angel dijo...

Supongo que no puede salir a decir nada porque estará entrenandose como un poseso, o escribiendo notas de amenaza; que como juande ramos se olvide de quien es su representante a lo mejor le da por poner a huntelaar, y eso no es bueno para el Dios Ra-Aul.

Logsemán dijo...

Oye, esto es criticar por criticar. Raúl no pinta nada (teóricamente) en los temas de presidencia, por lo que no tiene por qué pronunciarse ahora.

Javier dijo...

que no pinta nada en los temas de presidencia? yo hasta diria que "cuidao" no vaya a tener él algo que ver en lo del pucherazo... no me extrañaria nada...

Buitre_Buitaker dijo...

No es criticar por criticar, Logsemán. De hecho, mientras Calderón meditaba el dimitir, Baúl daba una entrevista a El Mundo que ha sido publicada hoy.

http://www.elmundo.es/elmundodeporte/2009/01/16/futbol/1232141614.html

Pero lo que el Capitán debería haber hecho era aparecer en rueda de prensa, dar la cara en nombre de la plantilla, aunque fuera para pedir sosiego. Quizás para leer algún comunicado conjunto de la plantilla para decir lo mismo que ha dicho en esa entrevista (los socios son los dueños, nosotros estamos centrados en la liga, etc.).

Durante el momento más álgido del calderonicidio hemos visto a Lass Diarrá ante una sala de prensa totalmente vacía, lo que a mi parecer denigró aún más la imagen del club.

Para mí se ha quitado de en medio.

branco dijo...

Contra osasuna tp aparece y el madrid pierde. Se atrevera juande a quitarlo? O gines se lo impedira?