sábado, enero 31, 2009

Ojala el Baúl marque hoy

Desde luego es el campo ideal. De un equipo pequeño -pero que los tiene bien puestos, eso sí-, en un campo de segunda y posiblemente nevado o con el césped helado. Partido de arreones, de choque, de fútbol feo (aún más del que nos tiene acostumbrados este Madrid, si eso es posible), de caídas. De condiciones que auguran un partido vulgar, digno de ser olvidado. Partido Baulista o Bauliano por excelencia. A ver si la empuja, porque estoy hasta los nenúfares de que día tras día nos recuerden lo cerca que está de alcanzar a don Alfredo Di Stéfano como máximo goleador de la Historia del Madrid. Igual cuando lo haya conseguido nos darán la tabarra con "a por un gol más que Di Stéfano", "a superar en dos el antiguo récord", "a por el tercero" hasta el final de temporada, pero lo dudo: esto acaba asqueando a cualquiera por muy fanático que sea del de los pulgares a la espalda.

Alfredo Di Stéfano demuestra lo primitivo que era aquél fútbol que se jugaba por entonces: en vez de quedarse por ahí para empujarla, intentaba remates así de raros.

Hoy el diario AS publica una entrevista con don Alfredo Di Stéfano por la inminente caída de su récord. No se moja el legendario jugador con el Pollo: la entrevista está repleta de respuestas políticamente correctas del tipo "me alegro por el chaval, es un chico fenomenal, que siempre ha dado la cara por el club" y similares. Sin embargo, hay dos perlas que no deben pasar desapercibidas para nadie.

La primera, cuando le recuerdan que el Pollo está a un gol de igualar su récord:

Lo que le quería decir es que yo cuando jugaba nunca pensaba en mi récord individual de goles. Si hubiera pensado en ser el máximo goleador de la historia hubiera jugado de otra manera. Yo jugaba para el Real Madrid, no para mí. El delantero centro de cualquier equipo y el del Real Madrid más, está obligado a hacer goles, pero yo nunca iba con la vendetta de querer marcar más que nadie.
Más claro, el agua. Di Stéfano no habría sido el mismo grandísimo jugador que fue si hubiera pensado en su beneficio personal y en sus egoístas récords. El Baúl está a un mundo de este mito -el hispano argentino sí que lo es- y nunca ha sido un jugador que despuntase por su calidad, pero quizás su decadencia no habría sido tal si no hubiera confundido el hecho de convertirse en Capitán con el de pasar a ser amo y dueño del club. Por otro lado, cuando La Saeta dice eso de "yo jugaba para el Real Madrid" lo dirá por algo, ¿no? Cualquiera que vea un partido del Madrid sabe que el Baúl entiende que el equipo está construído para él. Basta con ver cómo celebra los goles ajenos y cómo celebra los propios. Hombre, siempre se celebran más los propios, pero hay un término medio. La cara de Baúl cuando le toca abrazar a quién ha anotado es la misma que cualquiera de nosotros llevaría al funeral de su padre. Una cara de "vendetta".

Di Stéfano rematando... ¡desde fuera del área! Qué barbaridad. Menos mal que ahora un delantero puede sumar goles sin necesidad de hacer estas brutalidades que pueden acarrear facilmente una lesión.

Lo del remarcar el ser jugador de equipo también tiene un matiz importante, y es que en ese equipo había jugadores como Puskas con los que tenía que disputarse lo de marcar goles. ¿Quién le ha disputado al Pollo la parcela goleadora en el Real Madrid durante los últimos tiempos? Nadie. Si acaso Van Nistlerooy, en cuyos últimos partidos hemos visto desplazado hacia la banda, como tantos otros, para dejarle el puesto de goleador a ÉL. Robinho, Ronaldo, Owen... a todos se los ha quitado de encima de una u otra manera. El último caso, el de Huntelaar, segundo mejor goleador mundial que ahora calienta banquillo para aparecer, de vez en cuando, intentando correr la banda y centrar para que ÉL pueda empujarla. ¿Habría marcado más goles don Alfredo si Puskas, que llegó gordo como una vaca, hubiera sufrido el mismo destino que todos aquellos a quiénes Baúl ha terminado por echar del Madrid para quedarse solito ahí arriba, sin competencia alguna. Seguro que sí.

Y para los amantes de la numerología, las matemáticas y estadísticas, aquí va esto:

Él ha jugado muchos más encuentros porque ahora se juega más. Hay más equipos en la Liga, la Champions la juega hasta el cuarto y hay una liguilla antes de las eliminatorias como las de antes. Por porcentaje goles-partidos le gano por robo... Además no se cuentan los goles que marqué con River, Huracán y Millonarios. Yo llegué al Madrid con muchos goles marcados..

Hace bien Di Stéfano en recordar ese punto, la necesidad de tener en cuenta el promedio más que el total, forma mucho más justa de valorar lo conseguido por un jugador. Y sí, se debería tener en cuenta los goles conseguidos por el Genio en su etapa en River, Huracán o Millonarios, que no fueron pocos. Es más, Di Stéfano llegó aquí con veintisiete años, ¿por qué no se le contabilizan al pollo los goles conseguidos a partir de esa edad?

Di Stéfano, en una prueba de su falta de ambición, su conformismo y su falta de hambre de récords goleadores, abraza a "Pancho" Puskas en vez de maquinar para echarle del club y quitarse de encima a un competidor.

A ver si se acaba este onanísmo masivo y público en torno a los goles sumados por el Pollo en cien mil millones de partidos y nos dejan seguir con la Liga, más que nada para que a la mayoría que nos preocupa lo que haga el equipo nos dejen de marear la cabeza con esta gilipollez.

5 comentarios:

W E Buffett dijo...

Ayer fue la primera vez en mi vida que me ha cabreado un gol del Madrid y he llamado de todo al jugador que ha marcado (a qué extremos estamos llegando, cualquiera que me viera se pensaría que era del Barça). ¿Cuándo nos libraremos de esta lacra? Vuelve Florentino, aunque sea de sargento, y líbranos de una vez de este Hijo de la Gran P...

Talibanintegristasuicidaantiyihadraulista dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Talibanintegristasuicidaantiyihadraulista dijo...

Cuando ha metido Baúl, he pagado mi fanta y me he ido del bar.

Estoy pensando en no ver más al Real Madrid hasta que el cáncer, la lacra, el lastre, el jugador que es uno menos para su equipo y otro más para el contrario, el ancla de este equipo, como si de un navío se tratase, se retire o mejor... SE LESIONE, o mejor... que LO LESIONEN. No oculto mi deseo de que otra "persona" sufra daños físicos y -con suerte- se aparte de los terrenos de juego, al menos como pseudofutbolista. Y Juande Ramos a la puta calle por chupa****.

¡BAÚL RETÍRATE O LESIÓNATE!

¡BAÚL JUBILACIÓN!

arteaga dijo...

Podemos consolarnos con que gracias al fenómeno de Rafa Nadal mañana las portadas de As y Marca, las noticias deportivas de TV y demás abrirán con el partidazo de Nadal y su victoria en Australia. Esto es, el Baúl y su récord que solo importan a EL y a 4 gatos (lama, roncero y unos cuantos jetas más) se verán relegados a un segundo plano deportivo.

¡¡¡Grande Rafa Nadal!!! La alegría es doble.

Golazo de Robben en Soria y gol feo, de rebote y totalmente anti estético del Baúl, que la empujó a puerta vacía, rapiñeando en el área como suele ser habitual en él.

Interesante la entrevista a Di Stefano, en el Marca sale diciendo Di Stefano que "Raúl puede llegar a marcar 450 goles y jugar hasta los 38 años". Lo tiene que decir de coña, pues no me lo puedo creer.

Logsemán dijo...

La verdad es que tu deseo se cumplió, buitre. El tío lo único que hizo en todo el partido fue empujar el rebote. Cuando lo sentaron salieron las estadísticas y es que SÓLO había hecho eso. Para eso, quieran que no, también hay que tener ARTE xD